¿Qué onda con ese jaguar?…

Bueno… digamos que este post es algo como una pequeña explicación del post anterior – Cuando la ilusión se esfuma… de nuevo en mi vida el jaguar enjaulado de Borges. Para empezar quiero dejar claro que todo ese escrito para cortarse las venas lo escribí yo y me salió del alma. Me halaga muchísimo el hecho de que habían quienes fijándose en el nombre del post creyeron de que se trataba de algun ensayo perdido de Borges :D, pero no, aquel jaguar traicionado es sólo y completamente mío. Aunque obviamente hay una relación con él de Borges. Aparte de otra inspiración que me llegó de un amigo.

Hace muchos años, cuando estaba en la prepa tuve algunos problemas – lo llamaron problemas de conducta :D. Bueno, los sigo teniendo pero en aquel entonces por primera vez decidí enfrentarlos así que conocí a una persona que iba a ayudarme. Entre otras cosas me dijo que la solución para mis problemas como tal no existía, pero que para estar bien yo tenía que escribir. Y era cierto. Escribiendo me escapo de la realidad, escribiendo puedo ver las cosas desde otro ángulo, escribiendo puedo convertirme en otra persona… no importa si alguien lo lee o no, lo importante es que salga. Y justo ese día que aquella persona que yo en ese tiempo no sabía apreciar ni mínimamente (por ser una adolescente con problemas de conducta probablemente :D) me dió ese consejo, también me mando a leer a un cuento de J. L. Borges – La escritura de dios (El Aleph, 1949).

La verdad no entendí por qué y sigo sin entenderlo. La única razón que veo es que siempre que me sienta enjaulada debo recordar al jaguar y el hecho de que tengo que escribir. Me impactó el cuento. Realmente. No lo volví a leer hasta después de escribir el post anterior, pero de todos modos todos esos años estaba muy presente en mi cabeza. Ya no el cuento como tal, tampoco la trama del cuento, pero sí el jaguar enjaulado que de hecho nisiquiera es el protagonista. Es el portador de un secreto que me puede llevar a la paz interna o en el caso del mago Tzinacán a la poderosa sentencia mágica que por lo menos en mis ojos lo llevó a nada más ni nada menos a la absoluta paz interior para ser nadie y todo en el mismo momento.

Tal vez con el tiempo se me esfumó un poco el mensaje de tal grado que hace meses que me sentía realmente mal el jaguar no aparecía para recordarme como sacar todo el revoltijo de emociones afuera. Pero volvió a encontrar el camino hacia mí por medio de algo que publicó un amigo: Me siento como un puma enjaulado.  Que importa si fue puma, jaguar o pantera :D, lo importante es que mi jaguar regresó con su mensaje. Lo obedecí y ya me siento mejor…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Czechmex en Español, Ruzne. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s